Aingeru Castro y Alaitz Urkiola ganadores del Campeonato Vasco de Rallyes Sportech

Diecinueve equipos vascos participaron en el XIII Rallye Ribamontán al Mar - 1000 Cruces.

El Campeonato Vasco de Rallyes Sportech celebraba el fin de semana su cuarta cita y para ello se desplazaba a territorio amigo, a Cantabria, donde se disputaba el XIII Rallye Ribamontán al Mar - 1000 Cruces.

Un rallye muy complicado, que hace honor a su nombre por la infinidad de intersecciones que hay en los tramos y que paradójicamente se disputaba en terreno prácticamente seco cosa que no sucedía desde hace muchos años cuando se disputaba como rallysprint. No por ello dejo de ser un rallye muy complicado, resbaladizo lo que supuso infinidad de abandonos.

Diecinueve eran los equipos vascos que tomaban la salida, terminando doce de ellos en la meta de Galizano. Ya desde el primer tramo e incluso desde las primeras curvas comenzaban los problemas por lo que fueron bastantes los que leyeron bien la carrera y decidieron que era el día de intentar disfrutar y llevar el coche a la meta.

De entre todos ellos, Aingeru Castro y Alaitz Urkiola competían de tú a tú con los pilotos locales más acostumbrados a este tipo de tramo y finalizaban la prueba en la antesala del pódium, ganando la clasificación del Cpto Vasco Sportech lo que les otorga los puntos necesarios para coronarse campeones vasco de rallyes a falta de una prueba.

Segundos entre los equipos EAF-FVA, Iñigo Alustiza y Joseba Berasategi con Peugeot 208 R2, séptimos en el general de la prueba, por delante de Mario Pérez y Mikel Cano con su Renault Clio SPORT F2 que terminaban seguidos a Alustiza.

Seguidos a los equipos anteriores, tanto en la clasificación scratch como en la del Cpto Vasco Sportech, Victor Echave y Mikel Arza con su Ford Fiesta R2, quienes incluso hacían dos scratch entre los pilotos EAF-FVA, cerrando el quinteto Mikel Bilbao y Kepa López de Abetxuko con su Renault Clio Williams. De esta manera cinco equipos EAF-FVA se metían entre los diez primeros scratch.

Había expectación también entre os contendientes en el campeonato júnior, la cual acababa en el TC2 ya que Carlos García Yoldi pegaba a una piedra escondida en la cuneta y se veía obligado al abandono, dejando camino libre a Aritz Badiola que terminaba la prueba con su Citroën Saxo VTS consiguiendo los puntos necesarios para ganar el Trofeo Junior de Rallyes y el premio asociado al mismo este año, disputar el Rallye CAM-RACE como piloto del equipo Suzuki Motor Ibérica en un Suzuki Swift de la copa.

Los ganadores por clases fueron Aingeru Castro y Alaitz Urkiola con BMW M3 n clase 5, Ugaitz Basaras y Larraitz Etxebarria con Renault Clio Sport en clase 4, Iñigo Alustiza y Joseba Berasategi con Peugeot 208 R2 e Iker Arizti y Joseba Astondoa con Citroën Saxo VTS en clase 2.